: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home/direcfie/public_html/includes/common.inc on line 1782.
: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home/direcfie/public_html/includes/common.inc on line 1782.
Cómo evitar ser la mamá de tu pareja... | Amor, sexo, fiestas y sexualidad


Sitemap
Despedidas de Soltero Todo para organizar tu despedida de soltero o soltera.
Anuncios gratis Servicio de anuncios en español de forma gratuita..
Webcams sexo Webcams de sexo con chicas y chicos de todo el mundo.
Webcams sexo gratis Gente con sus webcams.
Sexo Todo sobre sexo. Enlaces, fotos y videos gratis.
Sexo y Masturbación Artículos sobre sexo, sexualidad y masturbación.
Posiciones Sexuales Posturas y posiciones de sexo comentadas.
Kamasutra Posiciones sexuales del Kamasutra.
Kamasutra Kamasutra animado.
Directorio Porno Enlaces de pornografía categorizados.
Strippers en Valencia Strippers para despedidas de soltero.
Acompañantes Acompañantes y scorts en España.
Buscador Porno Buscador de pornografía con directorio por categorías.
Sexualidad Artículos de sexo y sexualidad por sexólogos.
Pornografía Todas las respuestas sobre pornografía.
Putas y Prostitución Noticias y artículos sobre prostitución. Putas famosas.
Putas en Europa Artículos y noticias sobre la prostitución en Europa.
Directorio Sexo Enlaces de sexo por categorías.
Viajar a China Guías españoles te aconsejan en tu viaje a China.
Fotógrafo de books Fotografo para books de modelos y artistas en Valencia.
Buscador Sexo Buscador de sexo gratis.
Fiestas y Eventos Festividades y recursos para organizar acontecimientos especiales.

Syndicate

XML feed

User login

Cómo evitar ser la mamá de tu pareja...

admin @ Thu, 2006-02-23 13:00

“¿Amor, has visto mis calcetines?”, “Mi amor, están en el primer cajón de la cómoda”; “Gordita, ¿sabes dónde dejé los lentes?”, “Gordito, los dejó en la guantera del auto”… ¿Cuántas veces hemos escuchado este tipo de frases? La mayoría de las mujeres dirá que “todos los días”.

Es como si nosotras estuviésemos programadas para solucionar los problemas de nuestra pareja. Y claro, no hay nada malo en querer ayudarlo, pero muchas veces esta “ayuda” se vuelve una imposición por parte de ellos. Es como si tuviésemos que saber a cada momento qué es lo que ellos necesitan y entregárselo en el acto. ¡Nos demandan soluciones como si fuesen nuestros hijos! Y peor aún, como si fuesen unos niños pequeños. Por supuesto que lo quieres y deseas darle lo mejor, pero ¿cómo evitar transformarte en la mamá de tu pareja?

“Me molesta cuando él me dice: ‘gracias, mamá'. Y no porque yo no quiera a mi suegra, por el contrario, nos llevamos súper bien, sino que siento que él me está cargando más peso del que ya tengo por ser mamá, esposa y trabajadora”, se queja Andrea, de 36 años.

Sin embargo, a muchas mujeres les acomoda el rol de madre de sus parejas, pues de ese modo podrá controlar las situaciones que se den en torno a la relación y sentirá una profunda satisfacción. De hecho, lo más probable es que, desde el momento en que se forma la relación, la mujer, consciente e inconscientemente, sabe que está eligiendo a un tipo inmaduro, juguetón e irresponsable.

El cuento de Peter Pan cuenta la historia de un niño que se niega a crecer y que prefiere vivir aventuras y disfrutar sin preocupaciones. En 1983, el psicólogo Dan Kiley tomó el concepto y escribió en un libro el “síndrome de Peter Pan” aplicado a hombres y mujeres que no quieren crecer; un año después usó el término de síndrome de Wendy para describir a los hombres y mujeres que actúan como madres o padres con su pareja o la gente más próxima. ¿Será ese nuestro caso?

Habitualmente un hombre que posee el “síndrome de Peter Pan” se muestra caprichoso, dependiente e infantil, y actúa como si todavía viviera protegido por la sombra de su madre. Este eterno adolescente tiene la creencia de que el resto de los mortales está en el mundo para atenderlo, organizarle la vida, hacer sus recados y gestiones prácticas, mientras ellos están en este mundo para “volar”. No se siente nunca obligado a agradecer favores porque todo lo que hacen por él es algo que da como algo natural y porque explota constantemente su postura de desvalido. Según él, está llamado a hacer tareas más trascendentes y no puede perder tiempo en ese tipo de cosas. Por eso necesita siempre a su lado a alguien que las haga por él. Y no cabe duda de que siempre encuentran a alguien dispuesto a hacerlas porque si no, no existirían tantos hombres como él.

Posee el deseo interno de ser cuidado, que sus demandas sean satisfechas, y da por sentado que los demás se encargarán de todo eso. Se sorprende y se enoja si no es así. Además sus necesidades son apremiantes, no se pueden postergar.

No cree que tenga la obligación de contribuir a amar, dar o hacer. Más bien su inquietud se concreta en recibir, pedir y criticar.

Sus necesidades básicas suelen ser cubiertas por otra persona. Ésta acostumbra a ser alguien a quien le gusta cuidarlo. Aunque esa otra persona siente un cierto malestar por el abuso, no hace nada al respecto para no provocar conflictos.

No se responsabiliza de sus emociones, siempre cree que el otro es el responsable de sus sinsabores y contrariedades.

Está centrado en sí mismo, sus disgustos, su rabia, su desaliento, su estrés, su trabajo excesivo.

Cuando habla de su familia suele decir que tiene tres hijos, su marido y los dos niños.

Justifica continuamente el mal comportamiento e informalidad de su pareja ante los demás.

Evita a toda costa que él se enoje y siempre está pidiendo perdón.

La mejor forma para que un hombre se recupere de este síndrome es permitir que enfrente la realidad y asuma las consecuencias de sus conductas. Por más duro que te parezca al principio, no te hagas cargo de sus responsabilidades: si no paga las cuentas, no lo hagas tú por él; si se queda dormido, no lo despiertes. La próxima vez, no ocurrirá.

Ante sus continuas quejas, en vez de consolarle, hay que dejar que tome iniciativas para cambiar la situación. Obviamente, eso no implica no darle apoyo y ayudarle a observar los aspectos positivos de su personalidad fomentando que desarrolle su potencial adulto basándose en ellas.

Preocúpate por su bienestar, pero no te desvivas por él.

This is cache, read story here