: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home/direcfie/public_html/includes/common.inc on line 1782.
: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home/direcfie/public_html/includes/common.inc on line 1782.
Los descosidos... | Amor, sexo, fiestas y sexualidad


Sitemap
Despedidas de Soltero Todo para organizar tu despedida de soltero o soltera.
Anuncios gratis Servicio de anuncios en español de forma gratuita..
Webcams sexo Webcams de sexo con chicas y chicos de todo el mundo.
Webcams sexo gratis Gente con sus webcams.
Sexo Todo sobre sexo. Enlaces, fotos y videos gratis.
Sexo y Masturbación Artículos sobre sexo, sexualidad y masturbación.
Posiciones Sexuales Posturas y posiciones de sexo comentadas.
Kamasutra Posiciones sexuales del Kamasutra.
Kamasutra Kamasutra animado.
Directorio Porno Enlaces de pornografía categorizados.
Strippers en Valencia Strippers para despedidas de soltero.
Acompañantes Acompañantes y scorts en España.
Buscador Porno Buscador de pornografía con directorio por categorías.
Sexualidad Artículos de sexo y sexualidad por sexólogos.
Pornografía Todas las respuestas sobre pornografía.
Putas y Prostitución Noticias y artículos sobre prostitución. Putas famosas.
Putas en Europa Artículos y noticias sobre la prostitución en Europa.
Directorio Sexo Enlaces de sexo por categorías.
Viajar a China Guías españoles te aconsejan en tu viaje a China.
Fotógrafo de books Fotografo para books de modelos y artistas en Valencia.
Buscador Sexo Buscador de sexo gratis.
Fiestas y Eventos Festividades y recursos para organizar acontecimientos especiales.

Syndicate

XML feed

User login

Los descosidos...

admin @ Sun, 2005-10-09 03:00

Como Neruda, mi querido Pablo, gusto de decir también: Soy poeta, en mi casa no entra la tristeza. No siempre lo consigo pero es una buena consigna.

A veces hablo de sexo y de amor con mis alumnos y con mis hijos postadolescentes. Por supuesto conmigo misma. Decidí después de una de estas conversaciones, encargarle a mi librero una encomienda que me aclarara ciertos conflictos que se habían planteado. Porque lo cierto es que debajo de una alegría y desparpajo en el hablar de estos temas, sobre todo de los sexuales, tanto mis contertulios como yo, estábamos todavía algo perplejos anta tan contundente cuestión. Por eso le encargué bibliografía a mi librero, para que nos actualizáramos todos. Porque ellos parecían hablar de farol y yo estar fuera de juego.

La reflexión que yo me he hecho siempre gira en mi descreimiento de la fidelidad sexual. Porque, de entrada, a todos nos gustan muchos y muchas. Altos y altas. Bajos y bajas. Gordos y gordas. Flacos y flacas. Con gafas. Rubios y morenas etcétera. En el planeta hay montañas de gentes encantadoras que nos atraen y que captan nuestra atención, llamando a voces a la dopamina, la testosterona, las feromonas, ó lo que sea, que yo de esos fenómenos químicos cerebrales no entiendo, pero Ustedes ya me están entendiendo, creo. Y, pese a ello, muchos permanecemos fieles a nuestras parejas la mayoría del tiempo que vivimos con ellas, si cabe de manera simultánea, sino en forma sucesiva.

En una época, en este país se castigaba penalmente el adulterio. Hubo otra época en mi vida en que me entristecía mucho la idea de que mi pareja pudiera ir al cine con otra. Lo del sexo me preocupaba menos, siempre lo he entendido como algo más químico, más primario y menos difícil. En cambio, el cine, los libros, el paseo del atardecer, el beso de por la noche, el de despertar . Pero el sexo también pertenece a la esfera de las emociones, aunque a mí lo del cine me doliera, me doliera de veras y me hiciera sacar todo mi arsenal liberal y despojarme de mis afanes de posesión sobre la vida de nadie, ni siquiera sobre la del ser amado.

Mis alumnos, que posiblemente lleven razón, no perdonan las traiciones sexuales amorosas, a las que llaman engaños. Son duros y tremendamente posesivos. La cuestión es para ellos indiscutible. Por eso queremos investigar lo que dicen los sexólogos actuales sobre el particular.

En otro orden de cosas, leyendo la biografía de Katherine Herphun me encontré con una apreciación muy lúcida. Decía la adorable actriz que ella, en el sexo, sólo pensaba en sí misma y que esa era la mejor receta para gustar muchísimo. Cierto que gustaba, no sólo en el sexo, sino en todo. A millones de hombres y mujeres. Y tuvo un gran amor.

En otro campo, Wittgestein. El científico, anotaba en el margen de sus escritos sus apetencias sexuales y la inquietud y el desasosiego que le producían. Cuestiones dignas de mejor solución, digo.

Lo cierto es que en pleno siglo veintiuno, jóvenes y menos jóvenes se aferran desde luego al sexo buscando algo más que una satisfacción momentánea.

Incluso los más cínicos ó las más liberadas, creo que tienden a confesar bajo el efecto de las copas ó de la melancolía otros anhelos, tal vez el sueño de encontrar complicidad en la vida, el caminar a través de la piel del otro, el caminar a través de la piel de los años.

Pablo Neruda le dijo a su mujer, «Me gustas cuando callas». Desde la tarima, que da muchas tablas, oigo muchos ojos que no paran de hablarse en silencio, mientras yo explico mis lecciones.

Y parece que siempre estamos en la edad. Como dice Ángeles Mastretta, el mundo está lleno de mujeres de ojos grandes. Y de hombres con algún descosido.

This is cache, read story here