: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home/direcfie/public_html/includes/common.inc on line 1782.
: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home/direcfie/public_html/includes/common.inc on line 1782.
Bienvenido divorcio... | Amor, sexo, fiestas y sexualidad


Sitemap
Despedidas de Soltero Todo para organizar tu despedida de soltero o soltera.
Anuncios gratis Servicio de anuncios en español de forma gratuita..
Webcams sexo Webcams de sexo con chicas y chicos de todo el mundo.
Webcams sexo gratis Gente con sus webcams.
Sexo Todo sobre sexo. Enlaces, fotos y videos gratis.
Sexo y Masturbación Artículos sobre sexo, sexualidad y masturbación.
Posiciones Sexuales Posturas y posiciones de sexo comentadas.
Kamasutra Posiciones sexuales del Kamasutra.
Kamasutra Kamasutra animado.
Directorio Porno Enlaces de pornografía categorizados.
Strippers en Valencia Strippers para despedidas de soltero.
Acompañantes Acompañantes y scorts en España.
Buscador Porno Buscador de pornografía con directorio por categorías.
Sexualidad Artículos de sexo y sexualidad por sexólogos.
Pornografía Todas las respuestas sobre pornografía.
Putas y Prostitución Noticias y artículos sobre prostitución. Putas famosas.
Putas en Europa Artículos y noticias sobre la prostitución en Europa.
Directorio Sexo Enlaces de sexo por categorías.
Viajar a China Guías españoles te aconsejan en tu viaje a China.
Fotógrafo de books Fotografo para books de modelos y artistas en Valencia.
Buscador Sexo Buscador de sexo gratis.
Fiestas y Eventos Festividades y recursos para organizar acontecimientos especiales.

Syndicate

XML feed

User login

Bienvenido divorcio...

admin @ Sun, 2005-10-09 06:00

Por eso, la organización Separados de Chile vaticinó una “tormenta de divorcios” y anunció que sólo en Valparaíso había dos mil demandas esperando impacientes. El martes pasado, 72 horas después del estreno de los tribunales, ya se habían presentado cerca de tres mil, entre divorcios, alimentos y filiación. Se ve que hay ganas de poner en orden las cosas privadas. Tantas, que en la calle San Antonio 477, sede de cuatro juzgados de Santiago, se produjeron verdaderos atochamientos. Y ya el miércoles había que llegar antes de que abrieran para tomar número.

Así es la vida. Aunque a los gobernantes les haya costado tanto entenderlo. En 2001, un estudio (Flacso) hablaba de un 90% a favor del divorcio. Un verdadero clamor. Como en tantos otros aspectos de la vida (aborto y consumo de cannabis, que cientos de miles practican y fuman al margen de la legalidad), la sociedad es más abierta que los Parlamentos. Ese mismo estudio revelaba que más de un 50% de la UDI y RN estaba a favor del divorcio. Después de tanto cacarear a favor de la familia y en contra del divorcio. A pesar de los esfuerzos del Vaticano, el 60% de las mujeres católicas seguían comulgando a pesar de tener relaciones sexuales con sus amantes, prefiriendo un instante de placer terrenal a una eternidad en el cielo. Tanta moralina que hemos tenido que soportar, tanto discurso hipócrita, tanta intolerancia, tantos sermones amenazantes sobre qué debíamos hacer con nuestras vidas.

¿Pero de qué familia estamos hablando? No se puede hablar de una familia chilena única. Hay de todo. Por ejemplo, hay un millón de chilenos que viven como parejas de hecho, o sea “sin papeles”. Son esos que a la hora de las presentaciones titubean y no saben si decir mi pareja, mi compañera, mi novia, mi señora, mi conviviente, mi “peor es na” o sencillamente la califican como “el amor de mi vida”. De hecho, no existe una palabra que las defina. ¿Por qué será? Y el gran argumento para oponerse al divorcio es el famoso bien de los hijos; pero ante ello hay que volver a recordar que más de la mitad de los hijos del país lo son de padres que no están casados.

Y lo de casarse tampoco es actualmente el deporte nacional. Más bien, va perdiendo hinchas. Entre 1990 y el 2000, las bodas disminuyeron en un 40%. No es falta de cariño, hay mucha gente que se quiere con el alma. O mejor aún, como dijo el escritor Paul Auster: todo el mundo está enamorado de alguien, aunque no lo sepa. Pero la vida está tan cara, hay que dedicarle tantos años a estudiar, nada es seguro en el trabajo… En fin, que no están los tiempos para campanas de bodas.

Pero si ya se casó y quiere enmendar, ahora hay ley y jueces para hacerlo. En concreto, 258 jueces para todo el país. Santiago se reserva 99 de ellos. Y como su nombre indica (tribunales de familia), tiene espacio para toda la familia, incluidos los niños. Ellos podrán esperar a que sus padres resuelvan sus problemas en salas-jardín. Y un procedimiento radicalmente transparente y rápido. Qué diferente al antiguo fraude de la anulación, ese mecanismo tan nuestro, que basaba la anulación del vínculo en mentiras consentidas y que dio paso a toda una cultura de extorsiones para conseguir la libertad.

Ahora, la anulación sólo se podrá pedir en casos claros de no estar en su sano juicio para tomar tamaña decisión. Y para divorciarse hay tres caminos. El primero: por acuerdo mutuo. Civilizado y rápido. Sólo hay que demostrar que desde hace un año no conviven. El segundo: por culpa de alguno. Léase todo el catálogo de horrores y sufrimientos que es posible en una vida conyugal, desde la infidelidad hasta el abuso en todas sus formas. Y por último, el unilateral, que es cuando un miembro de la pareja quiere el divorcio y el otro no. Y por mucho que se oponga, una vez pasados tres años sin convivencia, el divorcio será un hecho.

La otra modalidad, la de la persona casada que decide romper solo la convivencia y armar otra pareja, también ha dejado a miles y miles de viudas no oficiales sin derecho a nada, mientras la “señora legal”, de luto riguroso de la cabeza a los pies, recibe las condolencias y arrasa con la herencia. Porque la ley era la ley y los derechos pertenecían al cónyuge legal. Y hasta finales del siglo XX, los hijos de la relación sin papeles, calificados con el eufemismo “hijos naturales”, no tenían los mismos derechos que los nacidos dentro del matrimonio.

Poco a poco, nuestra sociedad se va sacudiendo las pegajosas telas de araña que envolvían a las familias chilenas. Sin duda, no es fácil acostumbrarse a otras reglas, que dejan a la persona más dueña de su destino, apechugando con su libre albedrío. Y los mecanismos están allí. Uno de los aciertos de esta nueva justicia es la posibilidad de presentarse uno mismo en el juzgado y decir de viva voz que quiere divorciarse. Un funcionario escribirá su demanda y comenzará el proceso. Sin abogado. Lo que permite ahorrarse hasta un 50% de los costos.

Vamos progresando, pero tampoco estamos en la vanguardia. En España ya no se exige estar separados para divorciarse, los plazos se reducen a meses en el peor de los casos y hasta existe una web para tramitarlo de forma amistosa. Y ofrecen descuento a los que deciden divorciarse en agosto, durante el verano europeo, porque se comprobó que la mayoría de las rupturas se producen durante las vacaciones. Por lo visto, estar todo el día juntos es malo para el vínculo.

Porque en todas partes cuecen habas. Y el divorcio ya es patrimonio de la humanidad. En China se sentencian un millón y medio de divorcios al año, y en las grandes ciudades de la India han aumentado un 300% en los últimos años. En Cuba, a pesar de los boleros, lo hacen el 50% de las parejas. En Costa Rica, el número de matrimonios es igual al de divorcios. Y son cada vez más rápidos. En Colombia está en el Parlamento una reforma que permite obtener el divorcio en una hora y por unos 15 dólares. Y cualquier motivo vale. En Bélgica, coquetear por Internet es razón suficiente, y en España, no colaborar en las tareas domésticas. Está por verse cuáles serán nuestros argumentos.

This is cache, read story here