: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home/direcfie/public_html/includes/common.inc on line 1782.
: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home/direcfie/public_html/includes/common.inc on line 1782.
¿Quieres ser Alberto Fuguet?... | Amor, sexo, fiestas y sexualidad


Sitemap
Despedidas de Soltero Todo para organizar tu despedida de soltero o soltera.
Anuncios gratis Servicio de anuncios en español de forma gratuita..
Webcams sexo Webcams de sexo con chicas y chicos de todo el mundo.
Webcams sexo gratis Gente con sus webcams.
Sexo Todo sobre sexo. Enlaces, fotos y videos gratis.
Sexo y Masturbación Artículos sobre sexo, sexualidad y masturbación.
Posiciones Sexuales Posturas y posiciones de sexo comentadas.
Kamasutra Posiciones sexuales del Kamasutra.
Kamasutra Kamasutra animado.
Directorio Porno Enlaces de pornografía categorizados.
Strippers en Valencia Strippers para despedidas de soltero.
Acompañantes Acompañantes y scorts en España.
Buscador Porno Buscador de pornografía con directorio por categorías.
Sexualidad Artículos de sexo y sexualidad por sexólogos.
Pornografía Todas las respuestas sobre pornografía.
Putas y Prostitución Noticias y artículos sobre prostitución. Putas famosas.
Putas en Europa Artículos y noticias sobre la prostitución en Europa.
Directorio Sexo Enlaces de sexo por categorías.
Viajar a China Guías españoles te aconsejan en tu viaje a China.
Fotógrafo de books Fotografo para books de modelos y artistas en Valencia.
Buscador Sexo Buscador de sexo gratis.
Fiestas y Eventos Festividades y recursos para organizar acontecimientos especiales.

Syndicate

XML feed

User login

¿Quieres ser Alberto Fuguet?...

admin @ Sun, 2005-10-09 06:00

“Sí. Hay desolación en la película. Por eso me sorprende verla con tanta gente, porque está realizada para ser vista en el cine solo”. Y el hombre del momento se levanta, sin despedirse. Habla sin mucho entusiasmo con Cruz-Coke, apura el trago y sale a caminar por la Costanera del Calle-Calle domesticando su soledad.

“Si yo te ofreciera 10 millones de pesos, devedés y viajes por dirigir el programa Mekano. ¿Qué me responderías?”. Fuguet pregunta manejando los códigos de un tipo que mezcla con precisión el marketing y la pasión creativa. Recordemos que fue uno de los primeros escritores chilenos que habló de agentes literarios y vislumbró la “obra” como un producto.

“Estar inseguro de tu talento hace que tomes ese tipo de decisiones rápidas. Porque no sabes si podrías conseguir lo que quieres sin ceder”, dice sentado afuera de la sala Las Lilas, donde se proyecta “Se Arrienda” en una función especial. Es la última vez antes del estreno en salas comerciales. Y el público engancha cuando un universitario Gastón rechaza de plano “trabajar con el enemigo, aunque se llame Julio Iglesias”.

Cuatro días antes, en Valdivia, el muro de un pub dice: “Me Vendí… ¿Y Qué? ” y yo busco a Fuguet sin mucha fortuna. Para colmo no pudimos llegar a la Isla Teja, donde era la conferencia de prensa, porque no encontramos lancha. Andrés Valdivia, el compositor de “Encontrar”, el tema central de la pelí, tiene pudor de escucharse a sí mismo en el bus y el resto del staff rezagado piensa en almorzar. Pasan las horas como gotas de lluvia y en la noche por fin emerge el director. En el multicine Movieland del Mall Plaza de los Ríos, Fuguet aparece flaco, con jockey y traspasando flashes, adolescentes casa autógrafos, prensa y estudiantes de cine con lentes. Estaba viendo la película “En La Cama” de Matías Bize.

Entre el acoso de la multitud nos entrega la regla uno del Sistema Fuguet: Aprender a dirigir tu propia vida. “Mucha gente acepta el libreto asignado y es infeliz. La única manera de escapar es editando. Esa es la fuerza del director. Claro, es un gasto de energía enorme y un trabajo largo, pero realista”. La sala está a tope. Sobredosis de tensión: es la primera vez que se exhibe la cinta, y todos los ojos de Valdivia parecen estar clavados en Fuguet y sus actores. Tras el desfile de los infinitos nombres de empresas que apoyaron el proyecto llega la epifanía: Gastón a la deriva por el centro de Santiago. Las mismas calles que caminó siempre. Gastón discutiendo con su padre que duda de su talento. Gastón sintiéndose ajeno en las fiestas. Todos somos Gastón, cuando el actor mira -dentro de la misma película- el corto “Hormigas Asesinas”, donde un solitario Benjamín Vicuña busca el amor verdadero en un Santiago muerto. Ahí uno comprende que cuando Fuguet dice que nació vendido, lo que realmente quiso hacer es una frase ingeniosa, porque nadie que vende el alma puede lograr conmover la de otros.

Regla dos del Sistema Fuguet: Fijarse metas a largo plazo. “Porque así tienes un horizonte, un lugar. Si te caes, te levantas porque lo sigues persiguiendo. Y ojo, esto es sin llorar”. Alberto dice que la gente que admira ha tenido grandes fracasos que luego se convierten en triunfos; que la matriz cristiana está presente en toda su obra bajo la idea de cargar la cruz y la redención; que si quieres conocerlo debes leerlo porque, él finalmente “es” el protagonista de todas sus obras; que la pasó más mal en la escuela de periodismo que en el colegio, donde fue presidente de curso los últimos años; que perdona pero no olvida a los que lo atacaron cuando sacó “Sobredosis” o “Mala Onda”; que aprendió a saltar la reja porque le negaron las llaves del Reino; que se aisló cuando empezó a hacerse conocido; que todo tiempo pasado fue peor; que está reconciliado con su padre, que de hecho es productor del film y lo acompañó en Valdivia; y –lo más importante- no es que se sienta más querido ahora, es que él está empezando a querer más.

Pero la película no se hizo sola. Hay un equipo detrás y bla, bla. El hombre, al igual que en sus columnas viajeras de los domingos, tiene la ruta trazada hace rato. Titi Viera-Gallo, montajista del filme, dice una frase que parece propaganda político: “Fuguet sabe hacerte parte de su vida”. “Te involucra tanto que no temes llamarlo a las dos de la mañana para discutir una idea”, agrega. Francisco Ortega, coguionista y amigo, no se queda atrás en los elogios: “Alberto tiene talento y ganas. Y sobretodo buenas historias. Sabe como dirigir a los actores y arma equipos. Cruz-Coke hace el papel de su vida. Y claro, la película viene con mala leche desde el principio, pero ¿Qué se le va a hacer?”.

El actor Nicolás Saavedra, le tiene más fe. “Es generoso con lo que sabe. Para inspirar mi personaje me prestaba devedés y conversábamos mucho. Por su sensibilidad podría convertirse en el próximo Woody Allen”. Luciano Cruz-Coke, el jovencito de la película, es aún más seguro: “Fuguet escribió el personaje pensando en mí. Lo mejor de él es la complicidad que crea con los actores. Cada uno guarda pequeños secretos con él”.

Luego del estreno en Valdivia llegó el silencio y después el aplauso. El final fue raro porque nadie se dio cuenta que el film había terminado. Tras el ruido de palmas, Fuguet se quedó largo rato conversando con sus actores, recibiendo felicitaciones, contestando preguntas, sonriendo. Devuelta en el hotel me topo con Valdivia totalmente empapado. El compositor se había caído al Calle Calle y como no estaba ebrio la pregunta saltó de cajón ¿Se habrá tirado al río por la emoción del estreno?.

Cuatro días después, en Radio Horizonte, Fuguet recuerda el accidente y se ríe con Cristian Heyne, el compositor de la banda sonora. Después explica que el equipo no trabajó para el director sino para Gastón. Durante la última función antes del estreno comercial, en Sala Las Lilas, Francisca Lewín dice que le “encanta Fuguet y su forma de trabajo”. La cantante Nicole agrega que esto se debe a que él se preocupó primero que todo de unirlos y confirma que les repartió a todos una estampita con la cara de Clint Eastwood.

En el gran salto del acto solitario de escribir a gritar “Acción”, Fuguet repite que aunque el estado de desgracia es inevitable, “los libros y el cine son una inmejorable tabla de salvación”. Ahora se vuelve a perder, pero esta vez mueve la cabeza en un gesto que podría ser interpretado como despedida.

Ahora Fuguet mira su propia película. En la sala se ve la silueta del director y a Gastón tratando de llamar por celular. “Quería comprobar que la película funcionara con el público. Comprobar que la gente se ríe, lo pasa bien. Su emoción me demuestra que no estoy equivocado”, sentencia. Mientras los actores están en algún bar de Providencia celebrando, Fuguet camina por Plaza Las Lilas. Pronto volverá a su vida normal, de libros, discos y películas. Ahora el círculo se agranda, la gente engancha con el Sistema Fuguet y el mundo se vuelve más cómodo porque al fin, encontró su lugar. “Ya no soy una piedra rodante”, dice mientras un auto pasa veloz por la calle.

Le digo que estoy de acuerdo con su teoría de los departamentos vacíos. Esa donde te olvidas de los demás fabricando tu espacio y Fuguet musita su Regla de Oro: “Arrendarse es la opción menos mala entre venderse o renunciar. Todos tenemos acceso a la cuarta vía: crear tu propio sistema. Si no te gusta el mundo, es mucho mejor transformar el tuyo. Ahora puedo decirlo, pero uno no hace películas o escribe libros para que tengan éxito. Son los medios que utilizas para modificar tu vida. El arte definitivamente te salva. Es como “Héroes” de Ray Loriga, donde los discos de Bob Dylan finalmente rescataban al protagonista. Hacer una película es una forma de ser rockero también”.

This is cache, read story here