: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home/direcfie/public_html/includes/common.inc on line 1782.
: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home/direcfie/public_html/includes/common.inc on line 1782.
Las candorosas confesiones de “La Goyita” de Jinotega... | Amor, sexo, fiestas y sexualidad


Sitemap
Despedidas de Soltero Todo para organizar tu despedida de soltero o soltera.
Anuncios gratis Servicio de anuncios en español de forma gratuita..
Webcams sexo Webcams de sexo con chicas y chicos de todo el mundo.
Webcams sexo gratis Gente con sus webcams.
Sexo Todo sobre sexo. Enlaces, fotos y videos gratis.
Sexo y Masturbación Artículos sobre sexo, sexualidad y masturbación.
Posiciones Sexuales Posturas y posiciones de sexo comentadas.
Kamasutra Posiciones sexuales del Kamasutra.
Kamasutra Kamasutra animado.
Directorio Porno Enlaces de pornografía categorizados.
Strippers en Valencia Strippers para despedidas de soltero.
Acompañantes Acompañantes y scorts en España.
Buscador Porno Buscador de pornografía con directorio por categorías.
Sexualidad Artículos de sexo y sexualidad por sexólogos.
Pornografía Todas las respuestas sobre pornografía.
Putas y Prostitución Noticias y artículos sobre prostitución. Putas famosas.
Putas en Europa Artículos y noticias sobre la prostitución en Europa.
Directorio Sexo Enlaces de sexo por categorías.
Viajar a China Guías españoles te aconsejan en tu viaje a China.
Fotógrafo de books Fotografo para books de modelos y artistas en Valencia.
Buscador Sexo Buscador de sexo gratis.
Fiestas y Eventos Festividades y recursos para organizar acontecimientos especiales.

Syndicate

XML feed

User login

Las candorosas confesiones de “La Goyita” de Jinotega...

admin @ Sun, 2005-10-09 18:00

Ambos personajes, muy queridos y estimados en el pueblo por sus geniales excentricidades, proclamaban con orgullo su preferencia sexual hacia los varones y los celos que tenían “de las atrevidas” que intentaban disputarles “al hombre macho, de pelo en pecho, que habían elegido”.

Por lo general, ese amor que sentían hacia “el campeño de sus sueños” era de tipo platónico. Así, cuando miraban desde su destartalada vivienda que un joven pasaba por la calle, ambos se insinuaban con suspiros muy tenues y titilar de pestañas, porque decían: “Somos señoritas respetables, recatadas, no estamos ni de sobra ni sobradas, ni queriendo echar el chunche al charral”.

Personajes como Cafia y Serapia existen en toda Nicaragua. Por lo general son gente extremadamente servicial, muy trabajadora y con marcado orgullo de clase. Se dan a querer de todos por sus agudezas, por su predisposición natural al arte. Son geniales, desinhibidos, excelentes conversadores, sabios para dar consejos y expertos en todas las manualidades. Jamás arrugan el ceño ante el trabajo y cualquier tarea la desempeñan haciendo alarde de motora fina.

En el motete de mis recuerdos figuran varias de esas personas que recorrían las calles de la vieja Managua desempeñando distintos oficios. “Memo” era en sus inicios vendedor de “mantelitos para cubrir el pan”, eufemismo para mencionar los “blumers”. Para los porta bustos utilizaba el brasileiro “hamacas du chicheiros”. Una amiga mía le llamaba “Memo cobarde”, pero él ni se inmutaba, salió adelante en la vida y llegó a ser propietario del Restaurante Nejapa, que antes del terremoto del 72 estaba ubicado frente al Vélez Paiz.

“Anita del Mar” se ganaba la vida poniendo inyecciones. No obstante, su naturaleza tímida caminaba altiva, contoneando rítmicamente sus caderas flacas. Usaba un peinado de raya a la izquierda, de modo que por la parte derecha le caía sobre la frente una guedeja que le ocultaba el ojo derecho. “Es que yo soy la Verónica Lake”, decía imitando a la célebre blonda del cine norteamericano.

Hubo otros famosos gays en nuestra capital, como “La Sebastiana” que vendía refrescos en el Oriental; otro muy simpático fue “Estrellita”, fabricante y vendedor de corbatas que instalaba su caramanchelito en la Avenida Bolívar, así como “Trompa de Chancho” que combinaba dos oficios peligrosos, ser torero y boxeador. Se dice que en un match que sostuvo con un peso welter como él, de repente recibió un guantazo en las posaderas. Se revolvió como un basilisco y dijo: “Ay desgraciado, que me lastimás lo prohibido”, reclamó el “faol” y el juez se lo concedió.

Pero trasladémonos a Jinotega. Allá por los años sesenta, Goyo y Mencho, junto con la “Carmela Macho”, eran tema de conversación en todos los estratos sociales de la Ciudad de las Brumas. De “La Goyita” y la “Menchita” se hablaba con respeto en el entendido que eran señoritas recatadas, de mucho respeto y por tanto incapaces de irrespetar a persona alguna. Eran devotas del Niño Dios y durante la Navidad iluminaban con abundantes lucecitas el tugurio donde vivían. Por cierto, en una aciaga noche navideña la casita cogió fuego dejándolas damnificadas.

Como “señoritas” piadosas acudían a las misas y al Santo Rosario con sus cabezas cubiertas por finas chalinas. También tenían la devoción de enflorar y rezar ante las tumbas abandonadas que en el Día de Difuntos nadie visitaba.

Cuando alguien preguntaba a “Menchita” si era devota del Niño Dios para conseguir marido, ella displicente respondía: “Ay vos, qué preocupación, con candela y oración se ablanda el carapacho de San Antón”.

La “Carmela Macho”, según las lenguas filosas, era hermafrodita. Por esa razón, aunque usaba todo el tocado de una dama, le era imposible ocultar la barba y sus piernas peludas. Era su devoción acudir a la misa de los niños que oficiaba el padre Rubén Baltodano. Entraba con andar de volátil pluma, con su lujosa chalina, pero de zapatos burros. Por eso, aunque no lo quisiera, despertaba un murmullo entre las niñas del Colegio Sagrado Corazón de Jesús y los varoncitos del Colegio La Salle.

Los niños y niñas ocupaban por separado las dos naves centrales de la Catedral y se cuenta que las monjitas del Sagrado Corazón, para apaciguar a sus alumnas inquietas utilizaban “la rueca”, que era una matraquita pequeña que al sonar llamaba a la compostura. “Cri cri cri” hacía la rueca y cuando sonaba tres veces eso significaba un cinco en urbanidad para la muchachita indócil. No sé cuántas veces ocurrió, pero se dice que siempre que entraba al templo la “Carmela Macho” las ruecas sonaban tanto que parecían matracas.

La “Carmela Macho” desapareció de repente de la vida citadina, fue digna todo el tiempo y soportaba el ser hermafrodita con la resignación de quien tiene un defecto.

Caminando por la acera norte del Parque Central de Jinotega, el sábado anterior, nos topamos con don Gregorio Castro Chavarría, “La Goyita”. Estaba cortando hierbas medicinales, pues es experto o experta curandera, aunque a veces corta flores para los santos de la Iglesia.

Viene absorta en su quehacer y se sorprende cuando la abordamos.

(Nos queda viendo con pícara extrañeza). ¡Hola señor mío! ¿Para que soy buena?

Es cierto “Goyita” que te echás tus piquinyuquis?

Bueno pues sí, pero por allá un mi traguito. Con moderación, sin excesos.

Hace setenta y siete años nací en San Rafael del Norte. Allá, fíjese, vivía feliz, pero me vine a Jinotega cuando quedé mota, cuando fallecieron mi papá y mi mamá.

Hace... Pues fíjese que ya ni me acuerdo. Pero no me vine primero a Jinotega, sino que me fui para Rivas. Allá estuve un tiempo hasta que me aburrí, entonces decidí venirme para acá. Como dice el dicho: “Cada buey a su tramojo”.

¿Qué edad tenías cuando llegaste a Jinotega?

Tenía cincuenta y cinco años, aquí empecé a trabajar duro, primero cocinaba, viera qué cuchara más deliciosa la que tengo; después limpiaba y lampaseaba, y después a lavar ropa de cama.

¿Y por qué cargás tantos rosarios, collares y pulseras?

Porque soy católica. Yo que estoy de caridad me gusta hacer caridades.

¿Pero también andás recogiendo hierbas? ¿Te has metido a la medicina naturista?

Esto es culantro, llevo apasote, hierba buena. Algunas hierbas son aderezos para la comida. Llevo los aderezos, pero no tengo para comer. Voy a buscar qué comer. Yo le trabajé a la Luz Amanda. Yo le cocinaba a la Luz Amanda.

Era la dueña de un prostíbulo. Y fíjese usted lo que son las cosas, ahora la Luz Amanda es hermana, se hizo evangélica, nada que ver con su vida anterior.

¿Y que pasó con el prostíbulo?

Es que lo cerraron porque habían muchas quejas.

Sólo uno en San Rafael del Norte, está bien arruinado el pobrecito. Juan Castro es el nombre.

Según tu experiencia ¿cuántas veces debe enamorarse un hombre?

Uhhhh. Las veces que sea necesario. El que se muere queriendo como cohete va a la gloria. Yo he tenido bastantes amores, pero como ahora me miran sin un real no me hacen caso. Pero es mejor que abunden los amares a que falten.

Me siento mal, pero no me gusta contar eso. Me están dando calenturas, dolor de cabeza, dolor en los huesos.

Me dicen que vivís en un lugar por ahí, que no sé cómo se llama...

Ahora tengo un techito. Vivo allá frente a la pavimentada, donde hay una venta así. Es donde guarda su carro el doctor “Pijama”, ahí tiene el garaje. Para ese lado me dirijo a ver si logro comer algo.

Estás durmiendo sólo y... ¿los amores que tenías antes?

Eso sí es cierto. Fui un buen bailarín y me gustaba bailar. Bailaba boleros, merengues, salsa, de todo bailaba. Ahora qué voy a estar bailando si me duelen los huesos... Con costo ando caminando.

Eso lo aprendí en un hotel de Yalí, donde don Luis Frenesí. Allí trabajé también y allí tuve un romance muy bonito. También tuve amores hermosos en tiempos de la Guardia. Pero ya me voy que usted mucho pregunta.

Personajes como “La Goyita” pasan a ser adorno y leyenda del lugar donde habitan, aunque muchas veces tienen que soportar vejámenes y chabacanadas de sujetos machistas. Sin embargo, ellos (ellas) poseen cualidades admirables, como trabajadores son incansables y fieles, como amigos (amigas) son serviciales y muy sentimentales.

Otra cualidad es el prolijo cuidado y aseo con que cocinan los alimentos, el afán de compartir con la gente y servir al prójimo y a la comunidad. No son confianzudos, llegan hasta donde el respeto les permite llegar.

This is cache, read story here