: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home/direcfie/public_html/includes/common.inc on line 1782.
: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home/direcfie/public_html/includes/common.inc on line 1782.
"La tiranía ha sobrevivido"... | Amor, sexo, fiestas y sexualidad


Sitemap
Despedidas de Soltero Todo para organizar tu despedida de soltero o soltera.
Anuncios gratis Servicio de anuncios en español de forma gratuita..
Webcams sexo Webcams de sexo con chicas y chicos de todo el mundo.
Webcams sexo gratis Gente con sus webcams.
Sexo Todo sobre sexo. Enlaces, fotos y videos gratis.
Sexo y Masturbación Artículos sobre sexo, sexualidad y masturbación.
Posiciones Sexuales Posturas y posiciones de sexo comentadas.
Kamasutra Posiciones sexuales del Kamasutra.
Kamasutra Kamasutra animado.
Directorio Porno Enlaces de pornografía categorizados.
Strippers en Valencia Strippers para despedidas de soltero.
Acompañantes Acompañantes y scorts en España.
Buscador Porno Buscador de pornografía con directorio por categorías.
Sexualidad Artículos de sexo y sexualidad por sexólogos.
Pornografía Todas las respuestas sobre pornografía.
Putas y Prostitución Noticias y artículos sobre prostitución. Putas famosas.
Putas en Europa Artículos y noticias sobre la prostitución en Europa.
Directorio Sexo Enlaces de sexo por categorías.
Viajar a China Guías españoles te aconsejan en tu viaje a China.
Fotógrafo de books Fotografo para books de modelos y artistas en Valencia.
Buscador Sexo Buscador de sexo gratis.
Fiestas y Eventos Festividades y recursos para organizar acontecimientos especiales.

Syndicate

XML feed

User login

"La tiranía ha sobrevivido"...

admin @ Mon, 2005-10-10 09:00

El corpus doctrinario sobre el cual se asentaron las tiranías del siglo XX, si bien las dotaba de las líneas maestras que guiarían su accionar político, requería de escritores, periodistas, divulgadores y propagandistas que, además de masificar las nociones elementales de la doctrina, profundizaran en su contenido a partir de las especificidades y circunstancias que lo rodeaban.

Pero más allá de la existencia de las maquinarias propagandísticas perfectamente aceitadas y dispuestas por los totalitarismos de distinto signo para vender su modelo y conseguir su legitimación y consolidación, lo cierto es que el germen ideológico de estos regímenes permeó los santuarios del pensamiento occidental, invadió las universidades y se introdujo en algunas de las más influyentes corrientes filosóficas, dotándolas de un vigor y de una fuerza, dentro de los países regidos por el capitalismo, que nunca llegó a tener en los centros originales de irradiación.

En todo caso, la admirable capacidad de sobrevivencia de las tiranías en unos tiempos donde la democracia es la forma de gobierno aceptada, aun por quienes la niegan en la práctica, resulta la primera conclusión de un libro "Pensadores Temerarios. Los intelectuales en la política", del profesor de la Universidad de Chicago Mark Lilla, que no ha dejado de provocar impacto en un país como éste, donde el aserto del académico liberal norteamericano parece tener más vigencia que nunca.

Que un filósofo de la talla de Martin Heidegger, cuya obra se centra en la refundación total del pensamiento occidental se pusiera al servicio de los nazis o que Alexandre Kojeve, un aristócrata ruso que escapó del comunismo hacia Francia para convertirse en uno de los precursores de la Unión Eu ropea, creyera que los regímenes totalitarios modernos (la URSS) "podrían adelantar el trabajo de la historia y preparar el camino hacia un mundo mejor", nos habla de cómo es posible crear un sistema argumental, hasta llegar al colmo de la sofisticación con Derrida y su deconstrucción del pensamiento racional, para justificar y alentar la existencia de lo que no son otra cosa sino brutales y primitivas formas de gobierno por parte de algunas de las mentes más lúcidas del siglo pasado.

Buscando las causas del fenómeno Lilla se remite a Isaiah Berlin para atribuir a la Ilustración y sus filósofos el origen de las tiranías modernas. Según eso la dictadura de la razón y la misión de imponer la libertad, igualdad y la fraternidad dieron paso a la intolerancia, los excesos y la guillotina que caracterizaron a la Revolución Francesa.

Sólo que inmediatamente contrapone la tesis según la cual el impulso vital de las tiranías modernas se debe buscar en la irracionalidad, en la fuerza de los fenómenos religiosos y el pensamiento apocalíptico, del que surge "el funcionamiento mental de los revolucionarios y los comisarios vinculándolo con el antiguo e irracional deseo de acelerar la llegada del reino de Dios a un mundo profano".

La desfiguración alucinada de la realidad, al estilo soviético, la justificación moral de los campos de exterminio nazis o los asesinatos perpetrados en nombre de la justicia revolucionaria en Cuba, ardorosamente defendidos por intelectuales de todos los pelajes, bajo argumentos como la oposición al colonialismo, la condena al imperialismo, el rechazo al "poder oculto" (Foucault) o el respeto a la diversidad cultural, jalonan buena parte de la participación de los filósofos en la vida política del siglo XX.

Tras la huella de Platón, Lilla señala que movidos por un ansia o eros los hombres buscan satisfacer las necesidades elementales, pero, en algunos casos, el deseo puede dirigirse hacia objetivos más elevados. El amor busca el bien, pero también puede servir al mal. Según Platón la vida filosófica está marcada por el eros controlado y así alcanza la más altas cotas de verdad, justicia y sabiduría. Pero la mayoría de los hombres se limita a satisfacer sus ansias de manera convencional y se convierten en esclavos de sus impulsos. A estos Platón los llama tiranos. Allí Lila, siempre con Platón, encuentra una conexión entre la tiranía del pensamiento y la vida política: "Algunas almas despóticas se convierten en soberanas de ciudades y acciones; cuando actúan, pueblos enteros se ven sometidos por la locura erótica de sus gobernantes. Pero tales tiranos son raros y su control del poder es débil".

La conclusión es que la tentación del poder despótico no está muerta, ni política ni culturalmente y, a pesar de que la era de las ideologías dominantes quizás haya acabado, mientras el hombre piense políticamente, "el riesgo de sucumbir a la idea permanecerá vivo".

This is cache, read story here