: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home/direcfie/public_html/includes/common.inc on line 1782.
: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home/direcfie/public_html/includes/common.inc on line 1782.
Se viven dos Guanajuatos en el Cervantino... | Amor, sexo, fiestas y sexualidad


Sitemap
Despedidas de Soltero Todo para organizar tu despedida de soltero o soltera.
Anuncios gratis Servicio de anuncios en español de forma gratuita..
Webcams sexo Webcams de sexo con chicas y chicos de todo el mundo.
Webcams sexo gratis Gente con sus webcams.
Sexo Todo sobre sexo. Enlaces, fotos y videos gratis.
Sexo y Masturbación Artículos sobre sexo, sexualidad y masturbación.
Posiciones Sexuales Posturas y posiciones de sexo comentadas.
Kamasutra Posiciones sexuales del Kamasutra.
Kamasutra Kamasutra animado.
Directorio Porno Enlaces de pornografía categorizados.
Strippers en Valencia Strippers para despedidas de soltero.
Acompañantes Acompañantes y scorts en España.
Buscador Porno Buscador de pornografía con directorio por categorías.
Sexualidad Artículos de sexo y sexualidad por sexólogos.
Pornografía Todas las respuestas sobre pornografía.
Putas y Prostitución Noticias y artículos sobre prostitución. Putas famosas.
Putas en Europa Artículos y noticias sobre la prostitución en Europa.
Directorio Sexo Enlaces de sexo por categorías.
Viajar a China Guías españoles te aconsejan en tu viaje a China.
Fotógrafo de books Fotografo para books de modelos y artistas en Valencia.
Buscador Sexo Buscador de sexo gratis.
Fiestas y Eventos Festividades y recursos para organizar acontecimientos especiales.

Syndicate

XML feed

User login

Se viven dos Guanajuatos en el Cervantino...

admin @ Mon, 2005-10-10 10:00

Por el momento, es posible conservar un metro cuadrado de distancia con los demás peatones que circulan por la calle Luis González Obregón, esa que viene de la Basílica de Nuestra Señora de Guanajuato y desemboca en el Teatro Juárez.

Son las siete de la noche del sábado y si algo falta es el ejército de vendedores ambulantes en el Jardín Unión. Las estudiantinas toman por asalto el atrio del Templo de San Diego, mientras que los mariachis y los grupos norteños esperan que los comensales sentados en las mesas de los restaurantes tengan la suficiente motivación etílica para pedir una canción.

Pero esta noche hay competencia. En el quiosco del jardín triangular se han instalado los cinco integrantes del grupo yucateco Los Juglares, que con su fina capacidad para eso de requintear y su amplio repertorio romántico, sin contar el apoyo de los amplificadores, dominan el espacio acústico y la atención.

Cual vampiros, hordas de jóvenes comienzan a tomar la ciudad. Hay un permanente desfile de ombligos incrustados en cinturas estrechas, de tops y jeans embarrados, de camisas untadas y desabotonadas, de pelos cortos y erectos a fuerza de gel, de ojos que buscan, recorren, se detienen, indagan, calculan y acechan a una posible víctima.

Es muy temprano en el FIC para comercializar besos. Aquí ni la Aventurera podría vender caro su amor. Ya llegará la noche en que la cartera esté vacía, la boca seca y el estómago retorcido, cuando haya que talonear para poder regresar al terruño, aunque tengan que rematar ósculos de a cinco pesotes.

Con cinco incautos que caigan en las redes de la tentación se juntan 25 del águila, muy buenos en estas tierras. Con tal cantidad se puede: comprar dos paquetes de 10 pesos que incluyen una rebanada de pizza y un vaso de refresco, pagar un taxi a la terminal de autobuses, adquirir una botella de vodka nacional o pagar una noche con cobija en el suelo de una habitación compartida con 10 personas (no entremos en escatológicos detalles del baño).

Pero en el primer weekend aún hay fondos para entrar al antro y hasta dar propinas. Es más, aún hay espacio para bailar y entre pedir una rola en el karaoke y treparse al escenario sólo pueden pasar 15 minutos.

Pero el FIC no sólo es desmadre. También hay espectáculos. Caros algunos, como los que se presentan en el Teatro Juárez, recinto en cuyas taquillas se asegura que ya el boletaje está agotado y a la hora de la función hay notables claros en la butaquería.

Otros baratos, o gratuitos como el teatro de calle, los conciertos de rock, o bien los payasos que por alguna razón desconocida congregan a la gente alrededor de una sarta de chistes previsibles y lugares comunes.

La Alhóndiga en ese sentido es como el coliseo romano. Ahí la gente no perdona nada o alaba todo. Buena suerte tuvo el cantautor nicaragüense Hernaldo Zúñiga la noche del sábado. Sus letras que lo mismo abarcan la utopía que el desazón, la ausencia que la regla provocaron aullidos, gemidos, secreciones y regresiones en no pocas damas y algunos caballeros.

En un momento dado, la Alhóndiga en pleno estaba en pie de guerra. La gente coreaba lo mismo eso de "Tu vida siempre ha sido una mentira, una vulgar y estúpida mentira", que se desgañitaba con aquello de "Procuro olvidarte".

Aunque el clímax fue esa de "¿Cómo te va mi amor? ¿Cómo te va?", que hiciera famosa hace un par de décadas el trío Pandora, y que fue cantada como si se tratara del éxito del momento.

Pero eso no sólo pasa en la Alhóndiga, en los antros y en los karaokes, los chavitos y chavitas de 15 años cantan emocionados tanto las rolas de su tiempo como las que sonaban en 1985. Lo mismo cantan a los Hombres G y a Soda Stereo, que a Ha Ash o RBD. El alcohol rompe barreras generacionales, ni hablar.

A las dos de la madrugada, un grupo de chavos canta y baila "Queremos... que Lucy... se ponga hasta la madre". Están en la azotea de la casa de uno de los amantes que inmortalizaron con su leyenda el Callejón del Beso.

This is cache, read story here