: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home/direcfie/public_html/includes/common.inc on line 1782.
: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home/direcfie/public_html/includes/common.inc on line 1782.
Tiempo de revancha... | Amor, sexo, fiestas y sexualidad


Sitemap
Despedidas de Soltero Todo para organizar tu despedida de soltero o soltera.
Anuncios gratis Servicio de anuncios en español de forma gratuita..
Webcams sexo Webcams de sexo con chicas y chicos de todo el mundo.
Webcams sexo gratis Gente con sus webcams.
Sexo Todo sobre sexo. Enlaces, fotos y videos gratis.
Sexo y Masturbación Artículos sobre sexo, sexualidad y masturbación.
Posiciones Sexuales Posturas y posiciones de sexo comentadas.
Kamasutra Posiciones sexuales del Kamasutra.
Kamasutra Kamasutra animado.
Directorio Porno Enlaces de pornografía categorizados.
Strippers en Valencia Strippers para despedidas de soltero.
Acompañantes Acompañantes y scorts en España.
Buscador Porno Buscador de pornografía con directorio por categorías.
Sexualidad Artículos de sexo y sexualidad por sexólogos.
Pornografía Todas las respuestas sobre pornografía.
Putas y Prostitución Noticias y artículos sobre prostitución. Putas famosas.
Putas en Europa Artículos y noticias sobre la prostitución en Europa.
Directorio Sexo Enlaces de sexo por categorías.
Viajar a China Guías españoles te aconsejan en tu viaje a China.
Fotógrafo de books Fotografo para books de modelos y artistas en Valencia.
Buscador Sexo Buscador de sexo gratis.
Fiestas y Eventos Festividades y recursos para organizar acontecimientos especiales.

Syndicate

XML feed

User login

Tiempo de revancha...

admin @ Tue, 2005-10-11 05:00

El personaje que le tocó en suerte en el ciclo de Mariana Fabbiani no es antojadizo: "Es una suerte de super numerario que está trabajando en un estudio de televisión, metido en una oficinita que no existe, y cada vez que se asoma dialoga con la conductora y le comenta cosas que no le gustan. Este hombre representa a la tele de antes, pero en clave de humor. No intenta ser un juicio de valor ni mucho menos. Y cuando se anima a salir de ahí tiene que cruzar un puentecito... en realidad es un símbolo que invita a cruzarlo para que el tipo haga nuevamente lo que le gusta", habla él en tercera persona, pero bien le cabe, en este caso, eso de yo, mi, me.

Enfundado en un traje azul a rayas rojas, un cortado a medio tomar y ningún rodeo en confesar que durante un tiempo se sintió al costado, le echa mano a la metáfora para contar que "me he sentido como en el banco de suplentes y pude ver desde afuera cómo se juega el fútbol de ahora. Y hace poco, Gastón Portal (el productor general de ), como un director técnico, me dijo salí a la cancha".

No, sería muy presumido de mi parte. No volví con el ánimo de hacer goles. Este es un trabajo de equipo, donde soy una pieza más. A mí siempre me gustó estar en grupo y sé ubicarme.

Casado hace 50 años, padre de tres hijos -uno de ellos, Juan, es guionista del programa- y abuelo de tres nietos (Ezequiel de 22, Sofía de 7 y Felicitas de un año y medio), había tenido una participación en cámara hace dos años, en un micro matinal llamado , luego de haber actuado en y . "La verdad es que nunca me fui, porque siempre ando escribiendo algo, pero tenía necesidad y ganas de estar otra vez en pantalla. Y hace un tiempo hice la locución para una tarjeta bancaria y se ve que mi voz, chiquita, de ninguna manera microfónica pero a la vez una simpática media voz, sirvió para que se me redescubriera", dice.

Con 75 años y un sentido del humor que al menos una mueca siempre se gana, evita la solemnidad y la soberbia para repasar su carrera, que empezó en Córdoba hace 48 años, con el grupo La troupe de la gran vía. En el '64, mezcló en las valijas ropas, recuerdos y cientos de páginas con anotaciones de mano y ya en su adoptada Buenos Aires querida le sacó punta al oficio con el que le dio letra a capocómicos como Pepe Biondi, Alberto Olmedo, Dringue Farías y Tato Bores, el mismo que en el '80 le dio el empujoncito para que repitiera sus propios textos. "Me acuerdo que me dijo Aprovechá tu máscara y actuá", rememora Mesa, que ya había estado delante de cámaras, pero como panelista del emblemático .

Reconoce que "jamás haría eso de criticar a la televisión de ahora. No es ni mejor ni peor. Es distinta. Hay situaciones del concierto que a veces me desconciertan, pero sé que tiene que ver con el país, con el mundo, con las nuevas sociedades. Hay que saber adaptarse, que no es lo mismo que conformarse", admite quien, no sin pena, abandonó su máquina de escribir para pasar a una computadora, con altas dosis de nostalgia. Tanta como, cuenta, le provocan "los decorados. Los camino en silencio y pienso en el día en que haya que demolerlos porque termina un programa. Hay gente que no sabe todo lo que encierra una escenografía... es la representación de la vida".

Y cuando pareciera que esa voz que acaricia está a punto de quebrarse, carraspea y elige una anécdota, de ésas que lo paran más cerca de la humildad que de los lugares comunes de sus colegas: "Un día venía de Córdoba con mi mujer y paramos a desayunar en la ruta. Yo tenía gafas porque había mucho sol. La señora del bar me dijo por más que tenga anteojos oscuros no va a pasar desapercibido. Sonreí y me sentí halagado. Si habrá entretenido usted a mi familia todos los domingos. Pensé que la señora se acordaba de . Si me habrá arrancado emociones cada vez que gritaba gol. Ahí le pregunté Perdóneme señora, ¿usted quién cree que soy? Ella, firme, dijo inconfundible, usted es José María Muñoz. Yo me reí. Ni me molesta cuando me confunden ni me la creo cuando me reconocen", regala el hombre que supo recibir muchas gracias por todas las gracias que dio.

Un día, tirando de la punta del ovillo que teje la buena memoria, descubrió que había una pila de anécdotas, postales y textos inéditos que merecían mejor destino que un silencioso recuerdo. Y entonces comenzó a darle forma a , "una especie de autobiografía, con rigurosa reivindicación de los buenos momentos", comparte Mesa, unos meses antes de que su historia sea libro.

Explica que está dividido en tres partes: "En la primera hay anécdotas con grandes actores, luego van mis cuentos y algunas grageas graciosas, y cierro con algo que muchos desconocen de mí... mis poesías". Ahí habrá líneas para su mujer, sus hijos y sus nietos. Elige el hombre una frase al azar y recita, con los ojos a medio abrir, que mi nieta aprendió a soplar y todo lo hace en un soplo.

This is cache, read story here