: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home/direcfie/public_html/includes/common.inc on line 1782.
: preg_replace(): The /e modifier is deprecated, use preg_replace_callback instead in /home/direcfie/public_html/includes/common.inc on line 1782.
"Voy a volver a jugar"... | Amor, sexo, fiestas y sexualidad


Sitemap
Despedidas de Soltero Todo para organizar tu despedida de soltero o soltera.
Anuncios gratis Servicio de anuncios en español de forma gratuita..
Webcams sexo Webcams de sexo con chicas y chicos de todo el mundo.
Webcams sexo gratis Gente con sus webcams.
Sexo Todo sobre sexo. Enlaces, fotos y videos gratis.
Sexo y Masturbación Artículos sobre sexo, sexualidad y masturbación.
Posiciones Sexuales Posturas y posiciones de sexo comentadas.
Kamasutra Posiciones sexuales del Kamasutra.
Kamasutra Kamasutra animado.
Directorio Porno Enlaces de pornografía categorizados.
Strippers en Valencia Strippers para despedidas de soltero.
Acompañantes Acompañantes y scorts en España.
Buscador Porno Buscador de pornografía con directorio por categorías.
Sexualidad Artículos de sexo y sexualidad por sexólogos.
Pornografía Todas las respuestas sobre pornografía.
Putas y Prostitución Noticias y artículos sobre prostitución. Putas famosas.
Putas en Europa Artículos y noticias sobre la prostitución en Europa.
Directorio Sexo Enlaces de sexo por categorías.
Viajar a China Guías españoles te aconsejan en tu viaje a China.
Fotógrafo de books Fotografo para books de modelos y artistas en Valencia.
Buscador Sexo Buscador de sexo gratis.
Fiestas y Eventos Festividades y recursos para organizar acontecimientos especiales.

Syndicate

XML feed

User login

"Voy a volver a jugar"...

admin @ Fri, 2005-10-07 05:00

Marcelo Bravo no se rinde. Debe parar hasta el año próximo, pero confía en que le ganará a su afección cardíaca. Y le cuenta a Olé qué está haciendo ahora.

o es fácil bancarse el mal trago que la vida le impuso en su camino. Cuestionamientos como "¿por qué a mí?" o "¿qué hice yo para merecer esto?" no tardaron en aparecer en su tan corta como exitosa carrera futbolística. Pero no le quedó más opción que resignarse y esperar. Por eso, bajó la cabeza y aceptó la recomendación médica de parar sin planteos ni demás reclamos. El sabía que hubiera sido en vano, que no habría tenido sentido patalear ni enojarse con nadie. Se dio así y punto. Y lo aceptó. Y está más fuerte que un roble. Marcelo Bravo tiene plena seguridad de que superará la afección cardíaca (se le agrandó el miocardio) que le detectaron hace un mes y medio, cuando estaba en su máximo esplendor. Y lo hará a su estilo, con la mejor gambeta. "Estoy convencido de que voy a volver a jugar", le asegura el Indio a Olé en su casa de Banfield, su refugio en estos tiempos de inactividad.

—Las ganas que tengo. Si regreso a Vélez sería como nacer de nuevo. El fútbol es todo en mi vida, juego desde los seis años... Se va a ir esto. Además, nunca le hice mal a nadie, por eso no creo que Dios sea tan injusto.

Alejado de la Villa Olímpica, de las prácticas, de las canchas, su verdadero lugar en el mundo; sus pasatiempos hoy son otras cosas: su familia, sus amigos, su novia, su cumbia, su novela ("Amor en custodia")... Bravo se aferra a lo que tiene cerca para mentirle un poquito a su mente. "Ya estoy repodrido de estar en mi casa. Hace un mes que estoy acá adentro... Extraño todo. Pero bueno, faltan diez días para que me realicen un estudio de genética, que es nuevo y muy importante (ver Este torneo...). Hace dos días me hicieron un electro, y salió bien; otro examen de fuerza, y también salió bien", cuenta con algo de tristeza en sus ojos.

—Siento que estoy muy cansado, con fiaca, pero de la nada, ¿eh? Me despierto y no sé qué hacer. Estoy acá más solo que... No sé, almuerzo y a veces lo llevo a mi hermano a entrenarse.

—Hasta ahí ni en pedo. Que la viva un poco como la viví yo. Lo llevo hasta el puente La Noria y se toma un colectivo desde ahí.

—Trato de despejarme pensando en cualquier cosa menos en el fútbol. Pero es muy difícil: prendo la tele y siempre hay una pelota.

Se considera un tipo cerrado para expresar sus sentimientos, aunque no lo parece. Porque habla con Olé y se suelta. Tiene un cómodo sillón a disposición para sentarse pero elige hacerlo en una mesita. Estira las piernas, usa sus brazos de respaldo. Se lo nota inquieto, pero muy sincero.

—Ibamos a entrenar, nos estábamos cagando de risa, y Miguel (Russo) me dijo que quería hablar conmigo. Ahí me quedé y pensé: "Uhhh, la concha de la lora, algo pasó". Me llevaron al vestuario del cuerpo técnico, con el médico (Ricardo Coppolecchia) y me avisaron lo que tenía y que debía parar por precaución...

—Desesperación. No sabía qué hacer. Y estando solo lloré, me shockeó mucho la noticia.

—Me sostengo mucho en mi familia. Y el lunes empiezo a ir al psicólogo. Quizá me ayude en algo, así que voy a probar. Lo voy a volver loco un poquito, ja.

—Sí, una vez en la Selección, pero porque hablaba con todos los chicos, si no ni en pedo iba.

Podría sonar extraño, raro, hasta ilógico que un pibe como Bravo, con un inmenso futuro como futbolista, ya sea DT. Pero es así: lo utópico se transformó en una realidad concreta: el Indio, quien no puede abandonar ni un segundo el mundo del fútbol, decidió seguir vinculado con la bocha ¡De técnico! Sí, sí. El y su hermano Gustavo (juega en la Séptima de Vélez) forman la dupla que conduce la categoría 99 del club Argentino de Lomas, donde Marcelo se inició cuando era un gurrumín. "Hace tiempo que quería agarrar una categoría y todas ya tenían su entrenador —cuenta—. Y tenía muchas ganas de estar con chicos que recién empezaban".

—No, ja. El que estaba tiene varias categorías... Yo le decía que la 99 iba a ser mía, pero cargándolo. Me la ofreció y la agarré. El jueves pasado con mi hermano vimos entrenar a los chiquititos y nos entusiasmamos muchísimo. Me sirve para despejarme, me cago de risa... Quiero trasmitirles todo lo que me enseñaron a mí.

—Ya les dije que tienen que salir a la cancha a divertirse, a tratar bien la pelota. No a cagarse a patadas.

—No sabe nada todavía. Se va a enterar con esta nota, ja.

—¡Ya debutamos! Pero los rivales no se presentaron y ganamos. Así que hicimos un amistoso entre los chicos. Mi hermano dirigió un equipo y yo el otro: perdí 4-0. Igual los pibes se fueron todos contentos. Lo único malo es que le debo un asado a mi hermano...

—Se te va a complicar cuando tengas que dirigirlos el mismo día que juegue Vélez.

—Es un problema. No sé cómo voy a hacer. Esteee (piensa). No lo había tenido en cuenta...

La charla gira sobre diversos temas. Sin embargo, el foco no cambia. La alegría que le da la conducción técnica con los chiquilines le cambia el ánimo completamente. Pero a la noche, cuando tiene que apoyar la cabeza en la almohada, aparece un sueño. El único sueño que hoy lo desvela, que lo intranquiliza. "Cuando me voy a dormir, siempre, pienso en volver a jugar, a entrenarme. Hoy, eso sería lo máximo", confiesa.

—¿Se te cruzó por la cabeza la idea de que, tal vez, podrías no volver a jugar más?

—Sí, lo pensé, pero no llegaba a ningún lado con eso. Sólo me hacía mal. Ahora más que nunca trato de meterme en la cabeza que voy a volver. Como me dicen todos, pensando en negativo no se puede vivir.

This is cache, read story here